Deforestación – Definición, consecuencias, causas y soluciones

La deforestación es el proceso de destrucción de bosques, selvas y manglares, ya sea por la actividad humana o por fenómenos naturales. También, se puede definir como la transformación del bosque, selva o manglar a otro uso del suelo. O, como la reducción de la cubierta de copa a largo plazo y por debajo de un parámetro definido, por ejemplo, una cubierta de copa menor al 30%.

La principal causa de la deforestación es la falta de estrategias de desarrollo sostenible que permitan reforestar el suelo, también, leyes deficientes o que, simplemente, no se aplican.

Entre las causas asociadas a la actividad humana se tienen:

  • La tala o quema inmoderadas de grandes superficies de vegetación por la industria maderera.
  • La tala o quema inmoderadas de grandes superficies de vegetación para usar el suelo para desarrollar alguna actividad económica como la agricultura, la ganadería, la minería o cualquier tipo de industria.
  • La tala o quema inmoderadas de grandes superficies para usar el suelo para asentamientos humanos motivados por el relativo éxito de las actividades económicas mencionadas en los dos puntos anteriores.

La deforestación es el resultado de la explotación de los recursos naturales sin estrategias que aseguren la preservación del equilibrio natural.

Sin embargo, existen fenómenos naturales que pueden causar deforestación, algunos de ellos son:

  • Enfermedades de la vegetación
  • Cambios climáticos que propician la expansión de los desiertos
  • Incendios
  • Inundaciones
  • Plagas que afectan a la vegetación

La deforestación a gran escala tiene importantes consecuencias, algunas de ellas son:

  • Aumento de CO2 (muchas especies vegetales ayudan a disminuir los niveles de CO2)
  • Aumento de la temperatura
  • Desaparición de la fauna
  • Desaparición de la flora
  • Deslaves (las raíces de los árboles colaboran a mantener el suelo firme)
  • Disminución del oxígeno (muchas especies vegetales ayudan a aumentar los niveles de oxígeno)
  • Erosión del suelo
  • Inundaciones

La solución va de la mano con:

  • El desarrollo sostenible que consiste en planificar las actividades humanas del presente de tal manera que no se comprometa el futuro equilibrio del medio ambiente.
  • La reforestación que es el proceso por el que se recupera la vegetación natural del suelo por medio de la siembra en terrenos donde anteriormente hubo bosques.
  • La aprobación de leyes que protejan el ambiente y que su aplicación sea efectiva.
  • Concientizar que explotar un recurso natural desproporcionadamente puede resultar en un agotamiento irreversible del mismo y, con ello, las actividades humanas se verán afectadas negativamente.

Imagen