Refranes cortos de diablo y su significado

1.- La cruz en los pechos y el diablo en los hechos. Señala a las personas que presumen de su buen proceder, pero en los hechos se descubre su maldad.

2

El que da y quita con el diablo se desquita.

Se aplica a las personas que dan un regalo, pero después pretenden recobrarlo.

3

Enfermo que come y mea el diablo que se lo crea.

Se aplica cuando alguien se finge enfermo, pero se descubre su engaño.

4

Las pistolas las carga el diablo y las disparan los tontos.

Advierte el peligro que implica el manejo de armas de fuego.

Variante:

Armas de fuego, alejarlas, que el diablo suele cargarlas.

5

A puerta cerrada, el diablo se vuelve.

Aconseja no dar ocasión a los oportunistas para hacer el mal. Se usa refiriéndose a que nosotros mismos debemos hacer lo necesario para evitar hacer el mal.

6

Donde no hay olla, el diablo mora.

Significa que la falta de recursos crea problemas y discusiones en el hogar.

7

El hombre pone, Dios dispone, llega el diablo y todo descompone.

Se refiere a que por mucho que hagamos previsiones, siempre dependeremos, en menor o mayor medida, de situaciones imprevistas o sorpresivas.

8

Bien sabe el Diablo a quién se le aparece.

Significa que las personas malvadas eligen a las personas buenas o vulnerables abusar de ellas.

9

Cuando toma cuerpo el diablo, se disfraza de fraile o de abogado.

Aconseja desconfiar de las personas que necesitan conocer nuestras acciones para ejercer su oficio.

10

O todos hijos de Dios o todos hijos del diablo.

Hace referencia a la igualdad cuando alguien pretende tener privilegios.

11

De repente, ni el diablo lo siente.

Se refiere a que las cosas que nos suceden de manera repentina y pasan rápido nos duelen menos que las que suceden poco a poco.

12

Hay un diablo que se parece a otro.

Pretende excusar a alguien aludiendo que hay muchos que se parecen.

13

A quien Dios no le da hijos, el diablo le da sobrinos.

Es posible verse en situaciones no buscadas por causas ajenas.

14

Más sabe el diablo por viejo que por diablo.

Afirma que la experiencia tiene gran valor.