Refranes cortos de adversidad y su significado

1.- En las angustias, caricias. Recomienda el afecto en los momentos adversos.

2

No hay mal que no tenga su peor.

Intenta dar ánimos frente a una situación adversa.

3

Aquí fue donde la puerca torció el rabo.

Se usa cuando surge una complicación o dificultad en algún asunto.

4

¡Ay, mamá, qué pan tan duro! ¡Y yo que ni dientes tengo!

Expresión que se usa cuando nos enfrentamos una complicación que nos parece insuperable.

5

Cuando no hay blanditas, le entramos a las duras.

Aconseja que las personas deben conformarse con lo que tienen.

6

No hay bien que dure ni mal que no se acabe.

Señala que las cosas se mantienen en constante cambio, y siempre pasan o terminan.

7

Dios aprieta, pero no ahoga.

Se refiere a que en las situaciones más difíciles siempre podemos encontrar una solución.

Variante:

Dios aprieta, pero no ahorca.

8

Date buena vida, temerás más la caída.

Resulta difícil recuperarse de los fracasos o acostumbrarse a una nueva vida a las personas que gozaban de una buena posición. Es aconsejable no despilfarrar los recursos.

9

A carne de lobo, diente de sabueso.

Recomienda enfrentar las adversidades con la mejor actitud, con nuestro mejor esfuerzo superarlas.

10

Quiso pegar el salto y cayó en el charco.

Hace alusión a las personas que deciden arriesgarse en un empresa o reto y se encuentran con condiciones adversas que las hacen fracasar.

11

¿A dónde vas, mal? Adonde hay más.

Significa que los problemas no vienen solos, por lo general, los infortunios se presentan acompañados.

12

A carne de lobo, diente de mastín.

Ante las situaciones más adversas que se pueden presentar, debemos dar nuestro mejor esfuerzo tratando de ser lo más contundentes que sea posible.

13

Neblina en el cielo, seguro aguacero.

Por lo regular los problemas se anuncian de un modo u otro antes de presentarse.

14

A carne de lobo, diente de perro.

Recomienda decisiones concretas y contundentes, además, de nuestro mejor esfuerzo en las situaciones más difíciles que encontremos.

15

Cuanto más sube el hombre, es de mayor peligro la caída.

Se refiere a que las personas que gozan de una posición de reconocimiento, económica, social o cultural, tienen el riesgo de ver cambiar su status.

16

Camarón que se duerme, se lo lleva la corriente.

Señala que siempre debemos permanecer atentos a las oportunidades para aprovecharlas y, a las situaciones inoportunas para evitarlas o solucionarlas. También, censura la pereza.

17

Para que crezca la milpa, le ha de seguir lloviendo.

Señala que siempre habrá adversidades en el camino hacia el éxito.

18

No hay cotorra que no grite, cuando se anuncia el mal tiempo.

Para justificar nuestras quejas ante situaciones adversas.

19

Los duelos, con pan son menos.

Enseña que podemos sobrellevar las adversidades de mejor manera cuando hay atenuantes. Las penas son más soportables con el estómago lleno, o si existen bienes que las mitiguen.

20

Cuando más obscuro está, es que está por amanecer.

Sugiere que después de los malos tiempos o rachas vendrán mejores.

21

No hay mal que por bien no venga.

Debemos aprovechar todas las circunstancias de la vida.

22

No hay bien ni mal que cien años dure.

Aconseja no desesperar ante las situaciones difíciles que presenta la vida.

Variante:

No hay mal que dure cien años.

23

A más moros, más ganancia.

Se refiere a que los triunfos se magnifican cuando para alcanzarlos hay que sortear grandes retos.

24

Saltar del sartén y dar en las brasas.

Se refiere a personas que por tratar de escapar de algún problema acaban metidos en otro más grande.

25

A mal tiempo, buena cara.

Recomienda enfrentar con entusiasmo las adversidades de la vida.

26

Al perro flaco no le faltan pulgas.

A las personas desafortunadas les afligen todas las adversidades.

Variantes:

Al perro flaco, todo se le vuelven pulgas.

Al perro más flaco se le cargan las pulgas.

27

No todo el monte es orégano.

Las adversidades y dificultades son parte de la vida.