Quién fue Gustavo Adolfo Bécquer – Biografía corta y obras

Gustavo Adolfo Domínguez Bastida, mejor conocido como Gustavo Adolfo Bécquer, fue un poeta español. Nació el 17 de febrero de 1836 en Sevilla.

Fue hijo de José Domingo Bécquer, pintor español. Se sabe que Bécquer tenía talento para el dibujo, aunque se inclinó por la literatura. Su hermano fue el pintor Valeriano Domínguez Bécquer.

Estudió en el Real Colegio de Humanidades de San Telmo. Se quedó huérfano desde muy temprana edad y vivió al cuidado de su tía materna, María Bastida.

Después, vivió con su madrina, Manuela Monnehay Moreno, quien poseía una biblioteca en la que el joven Bécquer se aficionó a la poesía.

Comenzó clases de pintura con Joaquín Domínguez Bécquer, su tío paterno, quien le predijo que nunca sería un buen pintor, en cambio, sería un mal literato.

En 1854, se traslada a Madrid con el deseo de tener éxito en la literatura. Trabaja como periodista, traductor de artículos y crítico literario. En estos años firma sus obras literarias con el seudónimo de Gustavo García.

Durante esta época comenzó a escribir la Historia de los templos de España, al parecer inspirado en una visita a Toledo y por Chateaubriand, pero solo terminó el primer tomo.

En 1857 se enferma de tuberculosis. El siguiente año conoció a Julia Espín de la que se enamoró, la relación entre ambos no prosperó. En 1859 se volvió a enamorar, pero se desconoce el nombre de su amada, incluso, se piensa que pudo ser solo una mujer ideal.

En 1861 se casó con Casta Esteban y Navarro. En esa época, Bécquer trabajaba como redactor de El Contemporáneo.

En 1862 nació Gregorio Gustavo Adolfo, su primer hijo. El año siguiente se fue a vivir al Monasterio de Veruela para recuperar se una recaída de la tuberculosis, ahí se inspira para escribir Cartas desde mi celda y varias de sus leyendas están ambientadas en dicho lugar.

Bécquer se recuperó y se mudó a Sevilla y, después a Madrid. En 1867 nació Jorge Bécquer, su segundo hijo.

Entre 1866 y 1868 se desempeñó como censor de novelas, esta actividad le permitió dedicarse de lleno a la literatura dejando de lado su trabajo periodístico. A finales de 1868 nació Emilio Eusebio, su tercer hijo.

Falleció el 22 de diciembre de 1870 en Madrid. Sus obras fueron editadas de manera póstuma por Augusto Ferrán para ayudar a su familia. La obra de Bécquer, posiblemente, hubiera pasado desapercibida si no es por la labor de Ferrán y otros de sus amigos.

Entre sus obras se tienen:

  • Cartas desde mi celda
  • Cartas literarias a una mujer
  • El talismán
  • Historia de los templos de España
  • La cruz del valle
  • La novia y el pantalón
  • La venta encantada
  • Las distracciones
  • Leyendas
  • Libro de los gorriones
  • Rimas
  • Tal para cual