Ir al contenido

Dos seres de sexo diferente, que el instinto del placer los acerca, deben, pues, entregarse a gozar del placer en toda la extensión de que sean capaces, buscando la forma de hacerlo más intenso y mejor, y reírse de lo que se llama “las consecuencias”, porque estas consecuencias no son en absoluto necesarias.

consecuencias-sade

«
»